Facebook Twitter Google +1     Admin

El hombre que barre mi calle

20110412210904-el-hombre-que-barre.jpg

Cada mañana pasa silencioso, apenas sale el sol y ya recorrió toda la calle, por su lado transitan autos, bicicletas y muchos caminantes; todos tienen prisa, por eso ni reparan en quien recoge todo lo que lanzan al descuido o el viento arrastra desde depósitos cercanos.

Él es el rostro de la laboriosidad; para colmo decidió por iniciativa propia cortar toda la hierba que crece a ambos lados de la calle, abonada por la indolencia de los vecinos. Nadie le paga por eso, pero él ama a Caibarién, recuerda aquellos tiempos en que el Hotel España mostraba sus vitrales desde lejos y la parada de ómnibus, frente a mi casa, estaba siempre repleta de viajeros.

Dice que estuvo en España y buscó por meses trabajo como barrendero, pero...el empleo está difícil allá. Ahora anda por mi calle y nadie lo nota, ni siquiera perciben que todo vuelve a estar muy limpio.

Hoy, mientras colaba mi primer café, lo sentí, tomé la cámara de mi yerno, y esta es la foto del héroe anónimo de mi vieja y querida calle de Caibarién...por supuesto, le pagué con un buchito del "aromático" que bien merece.

Decir antes de esta historia Oscar Pérez Claro, no hubiera significado nada, ahora sí, porque ya se sabe que desde su humilde oficio es un caibarienense de kilates.

Comentarios » Ir a formulario

mipedacitodecuba

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris