Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2013.



El mar de Caibarién está lleno de misterios

Pescadores de Caibarién (foto CNTV)El mar está lleno de misterios, quien piense que porque puede navegar se las sabe todas en el mar, está perdido, sobre todo ahora que le ponen al barco un motor y allá va eso…antes si era duro: a la vela y al remo, la inteligencia del marinero no estaba en ir a la escuela porque la verdad es que casi todos éramos analfabetos, sino en cogerle la vuelta al viento, a las corrientes, aprender de los viejos que te enseñaban a trastazos…porque antes decían que el golpe enseña.

Eran tiempos en que muchos de nosotros vivíamos arrancha´os en los cayos, hasta parían las mujeres allá o venían a Caibarién ya en los días y en cuanto pasaban la cuarentena se iban con el marido para el cayo. Comíamos algunas provisiones que se traían de tierra firme y lo que pescábamos o cazábamos en el cayo, no había cómo conservar si no era salando las carnes.

Había pescadores, carboneros y muchos misterios en esos cayos…pasaban cada cosas, yo creo que ahora esos turistas locos que se bañan medio desnudos de noche en las playas espantaron a los espíritus, pero de que había cosas, había.

Casi todos crecimos con nombres de peces y ni se sabía cómo nos bautizaron, las familias enteras se llamaban por esos nombres, los más viejos te pueden contar sobre eso que ustedes llaman leyendas, que no lo son, porque son ciertas pero que la gente de ahora no cree, pregúntale a Berrugato o a Pito.

Prestos a contar, abiertos a transmitir tanto recuerdo poco escuchado por los de este tiempo, están los viejos pescadores, y allá nos vamos:

Berrugato, José Luis Rojas, es un viejo pescador, recuerda los ranchos de guano con  piso de tierra en que vivían, pescó con su padre desde muy joven y después para la cooperativa. “Entre mis recuerdos más duros está aquel cuando nos  sorprendió un norte en la canal de los barcos y tuvimos que botar la mayoría del pescado para no zozobrar. Es verdad que en Cayo las Brujas salía una bruja, yo mismo vi también las luces en la costa de Santa María, en una parte a la que llaman Pelo de Oro".

José González, Pito, es pescador de cangrejo y langosta, pescó en la Unión de Pescadores Libres previa a la cooperativa de pesca con nasas originales de caña de guin:  “…ahora han cambiado el método, veintiún años estuve pescando langosta. Desde los nueve años aprendí a gobernar el barco para que el pescador hiciera lo suyo, a golpes porque entonces no trataban a los muchachos como ahora, y a los catorce me hice patrón. Yo te puedo decir que es verdad lo del Cayo las Voces, en la costa de Sancti Spiritus: cuando el barco se arrimaba uno podía oir cuando lo llamaban; particularmente a mí llamaron por mi nombre, di vuelta y no había nadie y a otros les sucedió igual,  tiene muy bien puesto el nombre, también sientes que caminan a tu orilla, miras y no ves a nadie, de noche sobre todo, otros han pensado que es un presagio y han regresado para Caibarién”.

Por su parte, Gabino Carrillo Carrillo, a los cuarenta días de nacido ya estaba en un barco esponjero, se fueron a vivir a Cayo Guillermo y luego a otros cayos, allí vio los tesoros que sacaron de Cayo Toro y El Contrabando “todavía están  los huecos de donde sacaron los tesoros”, afirma. “Para conservar el pescado lo salábamos, lo lavas y lo tiendes y así día tras día, el macabí sobre todo era el que más me gustaba para salar porque es más seco, había que abrirlo por arriba, cabeza y todo, sacar el espinazo y las tripas y agallas y lo botas, la raya que se le hace, se llama laña, se lava bien, se escurre y se sala y se tranca en una caja, así penetra la sal, al otro día lo metes en el agua y lo tiendes al sol hasta que está bien seco y salado”.
    
El mar de hoy ya no da tanto miedo porque han acabado con muchos lugares buenos y todo está regulado: la zona de pesca, las artes de pesca que puedes usar, llenaron de hoteles los cayos…na, que ahora no hay encanto ni misterio.

(A partir de entrevistas para la radio de Máximo Luz)

Etiquetas: , ,

Homenaje a La Voz de Oro de los tríos de Cuba

20130824204659-carlos-rojas.jpg

Este 22 de agosto se inició la Jornada de Homenaje a Carlos Rojas con una peregrinación desde la sede de la UNEAC en Caibarién hasta su tumba en el cementerio local, mientras en la noche, en el patio Corona de la propia institución que promueve a los artistas caibarienenses, el Trio Romance con sus invitados Raúl Gómez y Alejo Delgado, Lelé, junto a jóvenes insertados al proyecto de promoción de la música cubana, ofrecieron un recital que se extendió hasta cerca de la media noche y marcó pautas por su calidad.

La Jornada de Homenaje a Carlos rojas en Caibarién, ofrecerá serenatas durante estas noches hasta su clausura el 14 de septiembre con una gala en el Parque la Libertad.
Quizás solo entre los habitantes de más de cincuenta años se le recuerde, nunca antes se habló de él como merece, alguna que otra abuela nombró a su padre y de costado, como por asociación, lo mencionaron; el caso es que para los caibarienenses resulta un descubrimiento que La Voz de Oro de los tríos de Cuba fuera nuestro coterráneo.

Carlos Rojas es conocido en Caibarién como Crecencito, rememoran así a su padre trovador, de nombre Crecencio, en los años 60 del siglo pasado fundó el trío Los Modernos, integrado por Waldo Domínguez, tercera voz y requinto; Sindo Romero, segunda voz y guitarra acompañante; y el propio Carlos Rojas, primera voz y guitarra rítmica.

Nació en Caibarién y desde muy joven se presentó como trovador solista en fiestas particulares,  luego formó parte del trío Los Príncipes y con esa experiencia, funda Los Modernos con el que logra reconocimiento nacional e internacional. Tan distintiva era su voz que se le apodó como La voz de Oro de los tríos de Cuba.

Falleció en La Habana el 13 septiembre 1979 y por gestiones personales del investigador caibarienense Lenin Flores, fue trasladado al cementerio local el 26 de diciembre de 1990. Y allí estuvieron sus restos, prácticamente ignorados hasta la Jornada que del 22 de agosto al 14 de septiembre de este 2013 lo honra con el auspicio del Comité de la UNEAC en Caibarién.

Etiquetas: , , , , ,



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris