Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2014.

Libros para niños, asunto de grandes...

20140402220715-libro-infantil-portada.jpg

Sería ingenuo pensar que escribir para niños y jóvenes es más fácil; sin embargo, muchos caen en el error de considerar que la historia de una mascota o un niño “bueno” y otro “malo”, el uso de algunos diminutivos y que siempre haya una enseñanza,  son las claves para hacer literatura destinada a esos grupos.  Nada más absurdo, quien asuma de ese modo la escritura para ellos está destinado al fracaso. Deberá comenzarse por saber que solo el ingenio, la calidad de la idea y el correcto uso del lenguaje pueden ganarse al público infantil y juvenil para una obra literaria.

En el Día Mundial del Libro Infantil y Juvenil cabría preguntarse si es adecuada la promoción de los títulos para esas edades que se hace en todas partes del mundo, especialmente en nuestro ámbito de influencia, y con juicio crítico acercarnos a lo más reciente publicado. Sin que me ciegue la pasión, creo vivir en uno de los países donde mayores esfuerzos se hacen por proporcionar buenas lecturas y formar el hábito de ellas en los nuevos coterráneos.

Cuba edita cada año centenares de títulos y miles de ejemplares para niños y jóvenes, y exige en ellos el uso de la inteligencia y el cultivo de ella; la más reciente Feria Internacional del Libro estuvo dedicada a alguien que constituye paradigma en el respeto a los de menos edad, Nersys Felipe, autora de libros emblemáticos como Cuentos de Guane y Román Elé. Y además de la Editorial Gente Nueva que se especializa en este tipo de Literatura y ha publicado anualmente, sobre todo en la última década, entre uno y dos millones de ejemplares de un plan de unos cien títulos promedio; otras casas editoras también le dedican espacio al libro infantil y juvenil.                      

El bajo precio de los libros, que son subsidiados estatalmente, posibilita que el público en general —y el infantil en particular— acceda de manera libre y espontánea a la compra de miles de ejemplares lo cual potencia aún más la lectura.

Trayendo el tema al plano local, Caibarién, ciudad de 38 mil habitantes, situada en la costa norte del centro de Cuba, no ha producido muchos escritores para niños y jóvenes, salvo Hilda de Oráa, quien volcó sus dotes literarias y pedagógicas en bien de niños y adolescentes y quedó en la memoria de los lectores con obras que se atesoran hoy en numerosas bibliotecas públicas y escolares.

En cambio, la localidad posee un sólido trabajo de promoción de la lectura auspiciado por la red de bibliotecas escolares y la biblioteca pública, que auspician eventos y fomentan el gusto por la literatura en los caibarienenses de menor edad. La feria local del libro es el momento cumbre, pero no el único para intercambiar y promover.

Aún en tiempos de videojuegos y en medio de una avalancha de tecnología, los caibarienenses, como cubanos, seguimos apostando por la magia de la lectura e insistimos en transmitir esa pasión a nuestros más nuevos coterráneos.

Etiquetas: , , ,

02/04/2014 15:07 mipedacitodecuba Enlace permanente. Opinión No hay comentarios. Comentar.

Como me gusta hablar español

20140422211807-idioma-espan.jpg

23 de abril por el buen uso del castellano

El Día Internacional del Libro es una conmemoración celebrada a nivel mundial con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. A nivel internacional es promulgado por la UNESCO la cual lo hizo por primera vez en mil novecientos noventa y cinco. Se celebra cada veintitrés de abril desde mil novecientos noventa y seis en varios países, actualmente son más de un centenar.

En varios países de lengua española, como Cuba, se celebra este día como el Día del Idioma, diferente del Día Internacional de la lengua materna celebrado en varios países el veintiuno de febrero.

El día 23 de abril fue elegido como Día Internacional del Libro, pues coincide con el fallecimiento de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616. La Unión Internacional de Editores propuso esta fecha a la Unesco, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. La Conferencia General de la Unesco la aprobó en París el 15 de noviembre de 1968, por lo que a partir de dicha fecha el 23 de abril es el "Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor".

Un 23 de abril, pero de 1978, nuestra insigne poetisa Dulce María Loynaz  hablaba del idioma español. Lo comparaba con un río:

Así como tantas veces el río al nacer sólo parece una madeja  de hilos de agua y luego el agua va creciendo, nutriéndose de nuevas aguas, las que se precipitan en las lluvias,  las que descienden de las nevadas cumbres o la embocan en su trayecto de afluentes  hasta convertirse en cadenciosa masa líquida, así nuestro caudaloso idioma,  pasó por la maravilla de la naturaleza, sólo que la pasó,  a través del hombre.

¡Qué difícil es hablar español!

Dos jóvenes músicos colombianos, dos guitarras y una canción sobre el idioma español se convirtieron en el 2012 en todo un éxito en las redes sociales y han dado la vuelta al mundo. El vídeo de la canción “Qué difícil es hablar el español” colgado por estos dos hermanos en Youtube en poco más de 10 días, fue visto por más de 2 millones de personas.

La canción cuenta de una manera muy divertida lo difícil que es aprender el español a través de la historia de un estudiante que quiere aprenderlo, ya que, según el país hispanohablante en el que te encuentres las palabras cambian de significado. Así lo que tiene un significado en España, puede tener otro muy diferente en México, Venezuela,  Argentina o Cuba.

Pero lo que comenzó como un vídeo gracioso se ha convertido para muchos en un homenaje al idioma español y a su gran riqueza y diversidad cultural. Los autores dicen en la presentación de su vídeo “Dedicado a todos los hermanos en Latinoamerica y España, y a toda la comunidad hispanoparlante, la diversidad cultural, la riqueza del lenguaje y las personas que intentaron hablar español alguna vez y no lo lograron”.



laalmohadadelucasEl español cubano

Por cierto, los cubanos tenemos nuestros aportes al español, como todas las comunidades hispanoparlantes del planeta, en nuestro caso se relaciona en buena medida con los cambios sociales producidos a partir de 1959. Al surgir la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, por sus siglas ANAP, surgieron los analistas que son los asociados a dicha organización; de igual modo, a los trabajadores privados en este país donde la mayor parte de la propiedad es social y generalmente  se trabaja “para el Estado”, se les llamó trabajadores por cuenta propia o “cuentapropistas”, y así pudiera hacer una enorme lista en la que de seguro faltarían términos aún cuando quisiera hacer un trabajo muy completo. Asunto de norma, dicen los catedráticos.

Háblame del mar, marinero

Caibarién ya no es una aldea de pescadores, término que se estableció en el siglo XX para designar a esta pequeña ciudad de la costa norte central de Cuba; ahora el turismo es su más notable fuente de empleo y le siguen las industrias que apoyan el desarrollo turístico.

Sin embargo, la relación con el mar sigue siendo factor esencial en la identidad caibarienense, ya sea como fuente de alimentación, inspiración para artistas o por la incorporación de palabras de la jerga marinera al habla cotidiana, independientemente de profesión, nivel cultural o edad.

Desde el mismo gentilicio que nos identifica: cangrejeros,  comenzamos a usar términos marineros que solo en este entorno tienen su pleno significado. Y a partir de allí pudiera enumerar frases solo nuestras a las que mis coterráneos agregarían un sin número de otras:

Tiene una pila de chapines (tiene muchos hijos, alude a pequeña embarcación llamada chapín).

Tiene el culo vira´o pa´l muelle (que está de mal humor).

Rema que aquí no pican (ya no da fruto lo que se hace).

Tiene tremendas pulpetas  (se refiere al tejido graso que se acumula a los lados de la cintura y recuerda un plato típico de Caibarién llamado pulpeta que se hace con el pez macabí y tiene forma de tubo).

Parece un caguamo o caguama (para quien tiene la espalda encorvada o mal cuerpo).

Tiene tremenda guasa (para alguien con la boca muy grande, recuerda la leyenda de La Guasa del Pontón, un enorme pez en un barco mielero anclado en alta mar).

Boca de jamo (boca grande).

Bemba de chopa (labios sobresalientes).

Entre los más jóvenes que practican el deporte de las Velas en la Academia provincial situada en Caibarién, pueden escucharse frases como estas:

Está partí´a por la borda mirando pa´cá (se refiere a una posición donde se dobla el torso hacia atrás para mantener el equilibrio del barco en el deporte de las Velas, quien se parte por la borda, se inclina mucho para mirar con interés a alguien).

Le voy a rajar la tabla (se refiere a la tabla mistral, significa tener relaciones sexuales).

Ese es solo el comienzo de una lista que pudiera incrementarse si vamos a los apodos, pues estos abarcan a familias completas hasta el punto de no ser conocidas por sus apellidos reales, fenómeno que el escritor Rogelio Menéndez Gallo  recogió en un artículo titulado El pueblo de los nombretes. Langosta, Jaiba, Mojarrita, Tiburones, Cangrejones, Levisa, son solo algunos de esos motes o apodos.

De manera que nacer en esta orilla de la isla, aún cuando nunca se haya tenido la pesca como forma de sustento, y cuando ya son pocos los pescadores, nos hace conocer el lenguaje marinero y usarlo como propio.

Artículos relacionados:

Velas al viento y pasión que no cesa

Libros para niños, asunto de grandes...

Etiquetas: , , , , ,

22/04/2014 14:18 mipedacitodecuba Enlace permanente. Opinión No hay comentarios. Comentar.


Televisión en Caibarién, con mirada propia

20140429211835-tv-caibarien.jpg

Nunca antes sintieron tanta ansiedad, o sí, algunos de ellos con más edad experimentaron muy pocas veces ese latir intenso del corazón, el sudor en las manos… Tony, el administrador, solo recuerda una emoción comparable cuando nació su primera hija y aquella vez que entregó su testimonio al concurso de Casa de las Américas…Mary, la directora, anda segura entre todos, hace preguntas breves en un tono medio de voz, tal parece que hubiera inaugurado otros telecentros antes, pero quien la observa bien nota que las manos le tiemblan muy ligeramente…y así, cada uno de ellos; pero nadie más que Losman, él debe mover el botón más importante de las historia de los medios en Caibarién (al menos eso siente), abrirá un canal del swicher para que la transmisión salga al aire…por primera vez en la historia haremos nuestra propia televisión. Antes seleccionamos nuestro nombre con el concurso de todos, fue Robertico, el periodista, quien propuso el sonoro Centro Norte TV, lleno de intertextos.

Son las 5.30 de la tarde del 30 de abril de 2005, en el vestíbulo del edificio de dos plantas se congregan vecinos, constructores, curiosos y trabajadores de servicios: un televisor es el centro…en la planta alta otro aparato trasmitirá la imagen y el sonido para invitados, directivos, prensa y autoridades del municipio, cada quien pudo verlo en casa, pero juntos es mejor; todo está a punto cuando sale el Himno Nacional con las primeras imágenes: los soldados que portan la bandera, la doctora, los niños; de inmediato el editorial en voz e imagen de Yoel Betancourt, joven, tanto que hubo que recomendarle algunos cambios para hacerlo parecer un hombre y no un chiquillo: “ …vernos con mirada propia…” ¡Y comenzó esta nueva etapa de la extensa historia de los medios en Caibarién!

Vivirla intensamente ha sido una aventura que nadie se quiso perder, con aciertos, equivocaciones, y hasta “meteduras de pata” como para no olvidar; pero siempre entre todos, donde lo mismo la maquillista hace cámara que el camarógrafo es editor y el administrador gana un concurso por un mensaje de bien público.

Han pasado nueve años y cada aniversario fue una fiesta de pueblo, con galas organizadas por los propios artistas y técnicos del canal, en este tiempo los caibarienenses prestaron sus casas como sets para diversos programas, los organismos y entidades aportaron cuanto se les solicitó, desde un juego de tazas hasta los elementos para una mesa de escenografía; la técnica se deterioró pero las transmisiones jamás se detuvieron, es más, casi nunca el público lo notó.

Historias de todo tipo cuenta esta gente que aprendió televisión sobre la marcha, como aquel programa en vivo dedicado al primer aniversario donde sentaron a tres gorditos en el juego de mimbre prestado y el sofá traqueó públicamente, o la directora que pidió al camarógrafo: “hazle un zoom para oirlo mejor” o aquella vez que filmaron en el mar la historia para la gala del aniversario y el locutor se creyó pirata de verdad, y el día que se quemó la bombilla en medio de la transmisión y aquel…y el otro…

Unos se han ido, otros permanecen, regresaron varios, llegaron nuevos; pero el canal de Caibarién sigue siendo de todos y en este noveno aniversario aún despierta en muchos ese latir intenso del corazón, el sudor en las manos y la intensa emoción de hacerlo por nosotros mismos.

Blog de CNTV

Etiquetas: , , ,

29/04/2014 14:18 mipedacitodecuba Enlace permanente. Opinión No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris