Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2011.

Alcántara, un hombre del teatro en Caibarién y en Cuba

 Alcántara, un hombre del teatro en Caibarién y en Cuba Hace poco más de una semana murió alguien de relevancia para el teatro de Caibarién y de la región central de Cuba, una persona a quien tuve el honor de conocer y de quien fui alumna en los años de adolescencia; de ahí que no pudiera hablar de él hasta que la distancia de los días transcurridos desde su deceso, pusiera coto a las emociones y me dejara recordarlo; se trata de José Ramón Alcántara.(más)

Etiquetas: , , ,

12/04/2011 12:47 mipedacitodecuba Enlace permanente. Artistas locales No hay comentarios. Comentar.

El hombre que barre mi calle

20110412210904-el-hombre-que-barre.jpg

Cada mañana pasa silencioso, apenas sale el sol y ya recorrió toda la calle, por su lado transitan autos, bicicletas y muchos caminantes; todos tienen prisa, por eso ni reparan en quien recoge todo lo que lanzan al descuido o el viento arrastra desde depósitos cercanos.

Él es el rostro de la laboriosidad; para colmo decidió por iniciativa propia cortar toda la hierba que crece a ambos lados de la calle, abonada por la indolencia de los vecinos. Nadie le paga por eso, pero él ama a Caibarién, recuerda aquellos tiempos en que el Hotel España mostraba sus vitrales desde lejos y la parada de ómnibus, frente a mi casa, estaba siempre repleta de viajeros.

Dice que estuvo en España y buscó por meses trabajo como barrendero, pero...el empleo está difícil allá. Ahora anda por mi calle y nadie lo nota, ni siquiera perciben que todo vuelve a estar muy limpio.

Hoy, mientras colaba mi primer café, lo sentí, tomé la cámara de mi yerno, y esta es la foto del héroe anónimo de mi vieja y querida calle de Caibarién...por supuesto, le pagué con un buchito del "aromático" que bien merece.

Decir antes de esta historia Oscar Pérez Claro, no hubiera significado nada, ahora sí, porque ya se sabe que desde su humilde oficio es un caibarienense de kilates.

Etiquetas: , , , , ,

12/04/2011 14:09 mipedacitodecuba Enlace permanente. Así somos No hay comentarios. Comentar.


El cimarrón, Barnet y nuestra identidad

20110413214409-miguel-barnet.jpeg

Esteban Montejo, protagonista de la novela testimonio Biografía de un cimarrón, de Miguel Barnet, estuvo escondido en la zona montañosa del territorio central del país, hay quien afirma incluso que fue por Guajabana, una loma de Caibarién.

El personaje real se fue al monte durante casi veinte años, había dejado de sentir las escaramuzas de mambises y españoles, se había acabado la guerra y un día, salió del monte con los pelos encaracolados para preguntarle a una anciana: “¿Señora, es verdad que ya somos libres?”

Hoy contaré algunas anécdotas sobre la relación de amistad y admiración que se estableció entre el investigador y el testimoniante.

Miguel Barnet formaba parte de un grupo de investigadores de la Academia de Ciencias de Cuba, un día, vio una entrevista a Esteban Montejo, y una foto; la impresión que le causó la mirada profunda de aquel cimarrón y la certeza de que pudo haber dicho mucho más de lo que se obtuvo en la entrevista que leía, lo llevaron al Hogar de Veteranos.

Esteban Montejo, el cimarrón de Miguel BarnetEn cuanto entró al lugar encontró a Montejo sentado en un taburete y recostado a un árbol, de inmediato se percató de que era el hombre a quien buscaba, ni siquiera entró a ver a los responsables del Hogar, ni pidió permiso, sencillamente se quedó frente al negro de inseparable sombrero de yarey y sintió que empezaba una fuerte conexión entre ambos, corría el año 1963.

A partir de entonces y hasta el 10 de febrero 1973 en que falleció, cada semana el investigador visitó al testimoniante, le llevó invariablemente tabacos, aguardiente, dulce de coco y cigarros, eran lo regalos que el amigo agradecía con una plática tranquila y una filosofía peculiar de su vida de más de cien años.

Biografía de un cimarrón se publicó en 1966, desde entonces acá se reeditó infinitas veces y en todos los idiomas, a partir de entonces, muchas personas del mundo de las ciencias quisieron conocer a Montejo, así visitó con Barnet la Academia, donde lo atendieron con mucho cariño, era un exponente vivo de la historia de Cuba.

Pero también aparecieron quienes trataron de aprovecharse de su fama, hasta alguien trató de hacer una segunda parte de la Biografía, y unos sobrinos que nunca antes dieron señales de vida, acosaban a Barnet pidiendo beneficios económicos por los derechos del autor, qué le cuento, si hasta un abogado de pronto quiso “defender” los intereses de Montejo. Pero, entre amigos no caben esas traiciones, el cimarrón nunca se prestó a tales maniobras, cada entrevista o visita la consultaba con quien lo hiciera célebre: “¿Usted ya habló con Miguel?”, preguntaba siempre.

En una ocasión, un alemán, amigo de Barnet lo visitó y le hizo esta pregunta: ¿cuándo cree usted que fue más feliz? A lo que el hombre contestó: “cuando yo era cimarrón”, el visitante, desconcertado interrogó de nuevo ¿cómo cuando usted era cimarrón, si estaba perseguido, si a veces había días en que no tenía qué comer, si estaba totalmente solo? “Sí, es verdad, pero yo era joven”, respondió Montejo.

De esas respuestas, cortas y contundentes, de esa filosofía adquirida por una vida excepcionalmente difícil, hay otra que Barnet llevó a la obra literaria, Montejo afirmó: “Por cimarrón no conocí a mis padres, pero eso no es triste, porque es la verdad”.

Ante una obra tan especial para la cultura cubana, hubo en los círculos científicos y literarios quien desconfió; a tanto llegó el dilema que desconfiaron de la veracidad del cimarrón y afirmaron que en el tiempo que se cuenta en la obra, ya los cimarrones no existían; Barnet demostró la existencia en el Archivo Nacional de partidas de nacimiento de hombres que fueron cimarrones en los años ochenta del siglo diecinueve, que se incorporaron a la Guerra de los Diez años, contemporáneos, por tanto de Montejo.  

En el ingenio Flor de Sagua encontró la fé de bautismo de Esteban Montejo Mera, nacido el veintiséis de diciembre de mil ochocientos sesenta.

Para concluir este encuentro con un cimarrón real y el investigador que lo descubrió para todos nosotros, le cuento que de esa propia partida de bautismo, Barnet anotó  los nombres de los padres de Esteban Montejo, a los que nunca conoció; pensó el científico que sufriría, pero el hombre que tanto había pasado escuchó tranquilamente los nombres: Gincongo, era su padre, Susana Lucumí, su madre; él lo tomó como una noticia y nada más.

Y para Barnet, esa reacción y todas las que tuvo Montejo en sus diez años de amistad, se resumen así:

"Mucho de la idiosincrasia del hombre cubano está en el carácter de Esteban Montejo. En sus mecanismos de defensa, en sus mecanismos cimarrones de defensa. Pensar que este hombre me describía la diversa cantidad de castigos que le daban a los esclavos y en algunas ocasiones, en vez de llorar, se reía, se reía como un escape. Yo sabía que era una risa que venía de una memoria trágica, pero eso me sirvió mucho para poder interpretar bien su personalidad y para considerar, como considero, que la personalidad de Esteban Montejo dice mucho del hombre cubano".(La Fuente viva)

Etiquetas: , , , , , , ,

Del robo del título de una novela

20110413223744-raisa-en-bellas-artes-1.jpg

De tanto leer, a veces queremos ponerle nombre a un trabajo periodísticos y se nos asoman al balcón de los pensamientos títulos de toda índole, algunos por estar fuera de contexto, significan todo lo contrario de nuestra intención, otros suenan ridículos y hasta los hay que vienen "como anillo al dedo". Con este lekeleke quiero justificar el hurto del título de una novela de Padura cuya lectura disfruté de lo lindo, y se me tiró encima sin más ni más cuando quise darle nombre a la sección.

En fin, que se me ocurrió contar aquí cómo soy, qué me interesa, cómo vivo en un país tan criticado, odiado, querido y admirado a la vez, qué siente una periodista común, que anda a pie de su casa a la redacción de Radio Caibarién en un día cualquiera...y hasta de esos despistes que no llegan a ser como los de Einstein...faltaría más...pero que se han incrementado hasta convertirse en una "lista de clásicos" que mi amigo Daniel González y algunos parientes recuerdan con frecuencia.

Por ejemplo, en el ámbito familiar tengo fama de mala cocinera, dicen que "tiro para el caldero" y no pruebo lo que cocino, que no me interesa si combina y lo único que hago bien en ese sentido, es que elaboro grandes cantidades, por lo que igual pueden almorzar mis tres convivientes, mis cinco perros y un destacamento de pioneros, que siempre alcanza.

Tal es mi falta de tino para el arte culinario que cuando mi hija tenía cuatro años, en una escena de ternura, besaba mi mano derecha y repetía: "!Como te quiero, mamita, eres la mamita más linda del mundo, te adoro mi mamá...aunque cocines tan mal!!!".

Pero no me acomplejo porque tener la cabeza siempre en las nubes me salva de muchos sinsabores, hasta de los de mi comida.

Etiquetas: , , , , , ,

Concierto de Chalumeau en Caibarién

20110416214129-chalumo-1.jpg

No hay música culta y música popular, esa división la hicieron los humanos de acuerdo a posiciones clasistas que no se relacionan con el disfrute de lo bello; la verdadera música no repara en el peso del bolsillo o el título que se exhibe en un cuadro en la pared; cuando se crea, se ofrece o se percibe, dejan de existir el resto de las artes, desaparece lo exterior, solo existen la música y los sentimientos que ella despierta en cada espectador.

Así sentimos cuando el pasado jueves  el cuarteto de viento Chalumeau ofreció un concierto en la sede de la UNEAC en Caibarién. Vivaldi, Fredy Mercury y Manuel Corona cohabitaron bajo un mismo techo sin discrepancias de ningún tipo. El numeroso público premió con aplausos cada propuesta.

La selección del repertorio, variada y sobria, permitía ir de los más conocido a lo ignoto, siempre en la cuerda de los considerados clásicos del repertorio internacional y la música cubana, a través de una bien lograda ejecución que reafirma la evaluación de excelencia con que se promueve Chalumeau.

Chalumeau (que significa “soplete” en francés, en alusión a los instrumentos de aliento que componen la agrupación) estuvo integrado primero como trío, por dos clarinetes y un corno, según declaró a Radio Caibarién su director y fundador Luis Rojas, quien explicó que ahora lo forman: oboe, clarinete si bemol, clarinete bajo y corno francés,  a cargo de los músicos Antonio Sánchez, Ernesto del Río, Ricardo González y Luis Rojas. Alto rigor musical y mucho estudio individual conducen a que todos estén evaluados de primer nivel, dos de ellos son miembros de la Asociación Hermanos Saiz (AHS).

En cinco años de arte, Chalumeau gana en prestigio en la región central de Cuba, se presentó en el evento A tempo con Caturla, en el recorrido Con la adarga al brazo de la AHS, actúa en las instalaciones turísticas de la Cayería Norte de Caibarién, y como parte de los proyectos de la AHS de Villa Clara, tienen una peña trimestral en la ciudad de Santa Clara. El proyecto más inmediato será una Peña en la casona de la UNEAC en Caibarién para deleite de un público conocedor y ansioso de este tipo de propuestas, que a partir de la presentación del pasado 14 de abril, espera nuevos encuentros.

Etiquetas: , , , , ,

16/04/2011 14:41 mipedacitodecuba Enlace permanente. Artistas locales No hay comentarios. Comentar.

Defender lo nuestro

20110428214410-maria-elena-salado.jpg

Por: Luis Machado Ordext

La poetisa María Elena Salado Díaz, residente en Caibarién, anda de paso por Santa Clara. Veía desde la Televisión Cubana la sesión clausura del VI Congreso del Partido en el instante en que arrobó a mi casa. Había subido once pisos, y ella quedó sorprendida al apreciar la presencia de Fidel en el cónclave.

La poetisa María Elena Salado Díaz, residente en Caibarién, anda de paso por Santa Clara. Veía desde la Televisión Cubana la sesión clausura del VI Congreso del Partido en el instante en que arrobó a mi casa. Había subido once pisos, y ella quedó sorprendida al apreciar la presencia de Fidel en el cónclave. En el diálogo, decide repasar aspectos de la intervención del delegado Eusebio Leal Splenger, Historiador de La Habana, quien afirmó: «La cultura es en gran medida la memoria.» Preguntó ¿por qué? y la respuesta no se hizo esperar: «Significa la guía de nuestra historia; la razón de ser de una existencia que no claudica», afirma.

Prefiere la mujer obsequiarme con la recitación de sus décimas dedicadas a la «Paz», perteneciente a su libro Con la voz de mi pupila --editorial Capiro, Villa Clara, 2000--, cuando dice: «Escapa cual cimarrón/ mi canto, se vuelve un haz,/ vuelo de flecha capaz/ de abrir hasta el corazón;/de la cadena, eslabón,/ del mar su rugido fiero/ dice basta, ya no espero/ quiero ser, del ave, trino/ y no ser más remolino/ bajo el ala del sombrero.»

Más adelante continua: «Este canto que ha salido/ a mostrar su libertad/ solo a fuerza de verdad/ vibra, late enardecido;/ este canto se ha crecido/ en el oído del hombre/ y aunque la razón asombre/ es mi canto un largo viaje/ que lleva por equipaje/ las tres letras de su nombre.»

Noto en la melodía de las espinelas un saboreo por la vida. Entonces comenta que constituye la transparencia del acto deslumbrante que vivimos los cubanos por estos días. De tener a Martí, como un gozo perpetuo en las enseñanzas de Fidel. «Es la vida del cubano que, desde la Paz, y eso significan las tres letras a las que hago referencia, perpetúan nuestra independencia.»

«Un hombre sin memoria se traduce en ermitaño, y nada más alejado para un cubano, ese que día a día, desde los parajes más distantes, llámese costa, serranía, surco, vibra en la humildad de conquistar el porvenir y perfeccionar los mecanismos que distinguen a la sociedad cubana afirmada en la defensa de su socialismo», apunta.

Es cierto, no cabe otra alternativa, la poesía, como cualquier otro tipo de manifestación artística, vislumbra aquella afirmación de Fidel cuando abordó hace años ante intelectuales cubanos que debíamos salvar la cultura, un engranaje histórico que perpetúa la forja de nuestra nación.

Etiquetas: , , , , , , ,

28/04/2011 14:44 mipedacitodecuba Enlace permanente. Artistas locales No hay comentarios. Comentar.

No quiero jueguitos con facebook

20110428231105-face.jpeg

Hace poco leí en una breve información científica que nada menos que 28 mil parejas se han separado por causa de faceboock!!!, a mí me parecieron demasiadas, abundaban en que un alto porciento de las rupturas se debe a que las personas buscan a sus ex y reinician un contacto interrumpido, se prometen nuevas oportunidades...en fin...y si bien reconozco la eficacia de esa red social en comunicarnos, creí que no era para tanto, además, yo no tengo tiempo para perder en la red, publico en el sitio de Radio Caibarién, en mi blog, me informo de lo que sucede en el mundo y a otra cosa, que "barco barado no gana flete", como dice un refrán de Caibarién, mi pedacito de Cuba, !qué voy a perder mi tiempo en jugar, ni en buscar viejos amores! hasta que...

¿Estuviste profundamente enamorado de Raisa Guevara?Sí. ¿Crees que Raisa Guevara estuvo profundamente enamorada de tí?. Sí. ¿Tomarías un helado con Raisa Guevara? Sí.¿Crees que Raisa Guevara tiene una bella foto en su muro? Sí. Un jueguito en faceboock, y si quiero saber qué dijo de mí cualquiera de mis amigos que juega, o quién es el autor de estas afirmaciones,tengo que jugar también y eso conmigo no va, estoy muy ocupada para semejantes boberías...pero, sería bueno saber...titubée.

De pronto: ¿Crees que Raisa Guevara tiene un buen trasero? !En faceboock!, Ahora sí sabré si quien responde me conoce de verdad; como respuesta, la más grave ofensa, la prueba suprema que necesitaba para estar segura de que no quiero jugar, ni me interesa quién dice que lo amé, ni que me amó, que total "lo que fue y no es...", aquella lacónica y humillante respuesta: NO...ah, pero quien respondió eso no me conoce, faceboock es un relajo...Y para colmo leen mis colegas entre risas :¿Crees que Caimán Barbudo usa hilo dental? y alguien afirma que lo usa, !pero si el Caimán es un periódico!

Según mi reciente experiencia: NO TE CREAS COSAS...por lo que respondan sobre tí en faceboock.

Etiquetas: , , ,



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris