Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2012.

Exposición de fotografía en Caibarién

20120127214403-caibarien-3.jpg

Callejeando anduvo por Caibarién el fotógrafo Lázaro Ricardo Abreu Santos para tomar las imágenes de la exposición que acaba de inaugurar con ese título en la Galería de Arte “Leopoldo Romañach”.

Gente común, sorprendida en su entorno cotidiano por la mirada y el lente del artista a la manera tradicional, sin retoques ni composiciones digitales, llega a esta muestra de poco más de veinte obras.

Durante la inauguración, el especialista del Centro Provincial de la Artes Visuales en Villa Clara, Walfrido Revilla Rondón, expresó:“En el artista la búsqueda de un basamento estético no transita por la sobriedad del acromatismo, ni por la expresividad de composiciones con referencia a la Historia del Arte, ni por los paradigmas de grandes fotógrafos, ni por los atractivos de la tentadora iconografía marina. Más bien se impone con pragmatismo, la manera en que sus habitantes modelan las tradiciones de esta ciudad de cara al mar. Las instantáneas no pretenden dar lecciones sobre el bien o el mal, lo criticable o lo plausible, sino descubrir otras herramientas para el necesario ejercicio de la conciencia colectiva en su afán de preservar la autenticidad de la cultura”.

Callejeando ha tenido gran aceptación en el público, para el cual resalta el interés del fotógrafo por captar la cotidianidad  y permanecerá expuesta en la Galería de Arte de Caibarién hasta el 21  de febrero.

CaibariénCaibarién  Caibarién

Etiquetas: , , , , ,

27/01/2012 14:44 mipedacitodecuba Enlace permanente. Así somos No hay comentarios. Comentar.

Homenaje a Martí a través de la prensa de otros tiempos en Caibarién

Ramón Arenas, Clotildo Rodríguez, Quirino HernándezDe abril de 1943 a febrero de 1947 Caibarién publicó para toda Cuba y América Latina una revista diferente, con un perfil cultural, dio espacio en sus páginas a los intelectuales residentes fuera de la capital cubana y estableció lazos de colaboración con figuras al sur del Río Bravo. Dos hombres fundamentales dieron vida a la publicación: Quirino Hernández y Ramón Arenas.

En 2012 los caibarienenses rinden homenaje a Quirino Hernández en el centenario de su natalicio, como antes los hicieron en 2004 con  Arenas; el plan de actividades comenzó este 26 de enero en la Biblioteca Pública “Antonio Arias García” con una disertación sobre “El martianismo en Archipiélago” y una revista oral dedicada a José Martí, a propósito de que el 28 de enero se cumplirán 159 años de su natalicio.

Si bien Archipiélago merece un artículo y Quirino Hernández otro, en vísperas del aniversario del Héroe Nacional de Cuba, quiero particularizar en el profundo conocimiento de la obra martiana entre  los hombres y mujeres de la revista, y en la promoción de ese conocimiento a través de la poesía publicada en ella.

Generalmente es enero fue el mes escogido para que la publicación de Caibarién honrara a José Martí, nunca en mayo, aniversario de su muerte; al cabo de tantos años y sin ninguno de los implicados vivo, me permito especular que preferían recordar su natalicio. Desde la portada del número de abril de 1943 también nos saluda ese espíritu martiano con una frase: “Las Antillas libres salvarán la independencia de nuestra América”.

Otro elemento interesante es que siempre fue a través de la poesía, en cada uno de los cuatro años que salió Archipiélago; pero, de ese particular ya sabemos un poco, pues una carta de Dora Alonso a Ramón Arenas explica que la carencia de espacio obliga a que las colaboraciones, incluso de los narradores reconocidos, sean en verso, y, por supuesto, en el caso del Apóstol de la independencia de Cuba,  ese género literario se aviene perfectamente a la expresión de los sentimientos que inspira.

Homenaje a Martí a través de la prensa de otros tiempos en CaibariénLos autores de los homenajes poéticos fueron: Antonio Hernández Pérez, Ernesto Victor Matute, Ody Breijo y Adolfo Menéndez Alberdi.

Letanía Martiana es el título del romance que Antonio Hernández dedica a Martí, fue escrito especialmente para Archipiélago y así lo explicita, en él resalta valores martianos que hoy constituyen paradigmas como su latinoamericanismo, patriotismo e independentismo, y resalta como leit motiv la sencillez y humildad.  También en este, Hernández utiliza uno de los símbolos preferidos para denominar su poesía: las mieses, al decir “…y de mis mieses rotundas te estoy cortando una espiga”.

La página central de enero de 1944 acoge la poesía del guantanamero Ernesto Victor Matute, con cuatro poemas vanguardistas cuyos títulos aluden a las más visibles virtudes martianas: Hombre, Poeta, Visionario y Mártir. El complemento a esta poesía se logra con las ilustraciones de Clotildo Rodríguez Mesa, otro de los “hombres de Archipiélago”. El autor destaca el peregrinar de Martí por toda la América “en un verso de Martí caben los Andes” y retoma símbolos martianos como el cóndor, la estrella, las cumbres.

Por su parte, Ody Breijo, en el número de enero del 46, ofrece su poema Nacimiento de Martí, que logra un ritmo y estilo coloquial a través del uso de signos de admiración e interrogación. Tal parece que conversamos sobre el momento aquel: “-¡En caso de Leonor y de Mariano/ acaba de nacer la libertad!”.  

Canto mínimo a José Martí de Adolfo Menéndez Alberdi, aparece en el número de Archipiélago de enero de 1947, una trilogía compuesta por Evocación al Maestro, Evocación al Apóstol y Evocación al Mártir, los tres apelativos más reiterados para referirse a Martí, y que ganara el Concurso anual del Liceo de Guines. Los símbolo de la estrella y el ala, tan entrañables a Martí, viene a estos versos para recordar a aquel que vivió “con su ala y su raíz sangrando besos / por una ausencia agónica de palmas”.

Profunda y convencidamente martianos los de Archipiélago revivieron a través del homenaje que les hiciera la Biblioteca Pública de Caibarién.

Ramón Arenas, el poeta (Audio)

Etiquetas: , , , , ,

27/01/2012 14:54 mipedacitodecuba Enlace permanente. Noticias No hay comentarios. Comentar.


La Peregrina

20120128204556-peregrina-1.jpg

Nadie puede decir con exactitud cuándo apareció con su humilde estampa, aparentemente solo buscaba alimento y por esa razón se acercaba a un sitio tan concurrido, al principio algún que otro le hizo una caricia, también recibió uno que otro puntapié; optó por refugiarse tras las hileras de asientos, estudiar desde allí a los visitantes y salir solo si fuera pertinente.

De su vida anterior no se conoce nada, aunque evidentemente la tuvo, pues era adulta cuando se acercó sin estridencias ni excesivas demostraciones de amistad, más bien comedida, a ese sitio donde las gentes preferirían nunca más volver, porque solo huele a dolor, flores y muerte. Quizás vino con un dueño perdido para siempre.

A pesar de la consternación y sobriedad que impone el lugar,
un día alguien notó que acompañaba los entierros, esperaba el discurso de último adiós y regresaba a la funeraria sin desviarse a ningún otro sitio. Y así de ida y regreso tantas cuantas veces peregrinaran los diversos grupos de desconocidos dolientes.

No tenía nombre, comenzaron a llamarla “Niña”, desarrolló ese instinto de los perros abandonados para identificar a los buenos, los temerosos o los malos humanos, en consecuencia del cual saludaba, se mantenía a distancia o pasaba indiferente.

Tampoco sabemos quién la llamó por primera vez Peregrina, pero de seguro aludía a esa costumbre de acompañar las caminatas que la tradición mantiene como tributo a nuestros muertos; el caso es que ya su nombre y la historia se extienden a la tradición popular.

Solidaria como muchos debieran aprender a serlo, la Peregrina de Caibarién ha encontrado benefactores con intenciones de adoptarla: un anciano que vive junto a la funeraria local, la encargada de la oficina del recinto mortuorio, los artistas que remozan como sede una casona cercana; pero ella siempre vuelve a sus caminatas.

Una anécdota cuenta que parió en la zona comercial y hasta allá fueron a buscarla con cría y todo, hace poco un hombre pasó por la céntrica calle Jiménez con ella atada y la pretensión de llevarla a su domicilio, desde una barbería salió otro, la desató y la devolvió al entorno y misión que escogió por si misma; su más reciente prole de ocho cachorros crece en el sótano de la sede de la UNEAC, y ya está pactada la esterilización para garantizar tranquilidad al barrio y seguridad a la Peregrina.

Ignoro cuánto tiempo más nos acompañará en los momentos de dolor por la pérdida de un pariente o amigo, recuerde que nadie sabe de su vida e historia anterior; es cierto que no tiene pedigree, ni collar, le falta aseo y sus pechos fláccidos cuelgan un poco; pero ojalá sea por mucho, pues  de tal  mesura y solidaridad pudieran aprenderse varias lecciones.

La Peregrina La Peregrina

Etiquetas: , , ,

28/01/2012 13:45 mipedacitodecuba Enlace permanente. Así somos No hay comentarios. Comentar.

Un palacio del Arte en Caibarién

20120128205016-uneac-1.jpg

Cuando el añejo edificio dejó de ser guardería infantil y cerró sus puertas, muchos en Caibarién predijeron su derrumbe y desaparición; tantas veces habían visto suceder lo mismo con  edificaciones patrimoniales.  Luego de un tiempo de indefinición, se dijo que sería para los artistas y las opiniones divergieron entre quienes tuvieron esperanzas y los que consideraron innecesaria otra institución cultural en la localidad. Sin embargo, hoy nadie duda que fuera una decisión atinada, la casona de la UNEAC es una bella y activa plaza cultural.

Cerca del séptimo aniversario del Comité de la UNEAC en Caibarién y del segundo año de trabajo en su actual sede, entrevisto a Leonel Vicens Martín, presidente de la ONG de los artistas en la localidad, quien me recibe con su más frecuente traje de gala de estos tiempos, un overol azul salpicado de pintura.



El trabajo en la edificación que sirve como sede a la UNEAC en Caibarién, partió de cero porque estaba casi en ruinas, ¿con qué intención se vino haciendo esto que prácticamente es una restauración?

La intención era devolverle a Caibarién una de las principales joyas arquitectónicas que tenía y que se encontraba en ruinas, nos reunimos un grupo de caibarienenses, jóvenes sin experiencia, sin dominar las técnicas de restauración, y partimos de la idea de que a Caibarién le hacía falta ese edificio y a la vez hacía falta un espacio para los artistas que no teníamos hasta esa fecha y a partir de esa idea, iniciamos la reconstrucción.

Decías que no tenían experiencia en el trabajo de restauración, sin embargo llama la atención cómo han recuperado habitación por habitación.

Las cosas han salido en el camino, hemos hecho un estudio, nos documentamos a través de Internet, también de sugerencias que nos han brindado, de testimonios de personas que visitaban la casa de los Delgado en aquel entonces y hemos tratado de rescatar con pequeñas muestras que quedaban, hemos innovado para sacar moldes, contamos también con alguna asistencia de arquitectos y algunos restauradores de La Habana que nos han asesorado, y a partir de allí hemos hecho nuestro trabajo.

Pero, hay anécdotas de que al principio, mandabas a tumbar toda la pintura que se había dado en una habitación y había que rehacerla o cambiar todo lo que se había hecho en determinado lugar.

Es que estábamos empezando y de pronto nos dábamos cuenta que eso no funcionaba y había que empezar desde cero y demostrar que se podía hacerlo bien, si no salía como estaba previsto, había que reiterar el trabajo una y otra vez hasta lograr nuestro objetivo. Yo siempre digo que las cosas cuando se van a hacer se hacen bien y si no, no se hacen. Fallábamos al principio porque estábamos empezando, pero no podíamos conformarnos, además, yo no decido, somos un colectivo, quizás la experiencia de la radio: hacemos un trabajo de mesa, salen las ideas entre un grupo y las emprendemos según ese debate, hasta lograr el objetivo que quiere el equipo.

En esta batalla por salvar la casa de la UNEAC, se han hecho un poco arquitectos…

Sí, tuvimos que investigar y aprender, esta casa tiene un estilo ecléctico francés, dicen los libros que es un ecléctico puro porque  es una mezcla de estilos muy bien marcada, data del año 1923, o sea, que casi tiene un siglo. Por eso, la tarea no termina con la restauración, hay que seguir aplicándole el mantenimiento al edificio.

Oigo decir que han trabajado aquí muy pocas personas ¿cómo ha sido el criterio de selección de quienes trabajaron durante estos casi dos años?

Comenzamos en abril del 2010. Realmente ha trabajado el que tiene que trabajar, actualmente solo somos cinco personas, porque para hacer esta obra hay que sentir amor, no pensar en el dinero, y sacarla como se ha planificado, nunca tuvimos una fecha tope, sale cuando esté perfecta. Cuando comenzamos no teníamos un peso de presupuesto, solamente con el amor y apoyo de los artistas, ya en estos momentos sí contamos con dinero para algunas necesidades, pero a partir de que nos hemos ganado una confianza que hizo que la UNEAC pusiera en nuestras manos un presupuesto y un grupo de recursos para seguir adelante.

Estamos manejando con la dirección nacional de la UNEAC, el gobierno y el Partido del municipio, como posible fecha inaugural el 14 de abril de este año, para hacerla coincidir con el séptimo aniversario de la constitución del Comité de la UNEAC en Caibarién.

Mientras conversamos, varias veces Vicens interrumpe la respuesta para tocar una pared que muestra manchas húmedas, recoger las semillas de la enredadera que sube por unas guías tejidas con el objetivo de que cubra y hermosee el pasillo, o da instrucciones al custodio-recepcionista-ayudante de todo.

Aún cuando la casa no está terminada, la UNEAC ha dado actividades sistemáticas durante todo este tiempo, incluso algunas peñas se han hecho habituales en esta sede ¿por qué decidieron darle uso si está aún en reparación?

Al principio sólo era la obra civil, los vecinos, la gente, preguntaban, yo quería demostrar al pueblo de Caibarién qué era la UNEAC y qué era capaz de hacer la UNEAC, decidimos empezar a dar una muestra del arte de primer nivel en las primeras salas: conciertos, conferencias, para que ya las personas conozcan las proyecciones y el futuro de la UNEAC en esta ciudad.

¿Cómo sueña Leonel Vicens este local una vez terminado?

Yo lo sueño como un palacio del Arte, pienso que desde las personas que vamos a trabajar aquí, hasta el edificio, debe ser todo amor, quien entre aquí debe sentir la satisfacción que brinda el ambiente arquitectónico agradable conjugado con las personas que debemos lograr el complemento final. Por eso desde ya, hablo claramente con el grupo que va a trabajar aquí, una plantilla tan pequeña como quienes intervinimos en la reparación, tienen que saber que haremos muchas actividades a la vez, que quizás no estén en su contenido, pero que requieren de estar sensibilizados con lo que queremos lograr, la consagración es la palabra de orden en la UNEAC de Caibarién.

No termino aún de bajar la escalinata de la casona de la UNEAC en Caibarién y mi entrevistado ya está encima del andamio con un pote de pintura verdeazul y una brocha… me voy con Martí en el pensamiento: “Hacer es el mejor modo de decir”.

Leonel Vicens, UNEAC, CaibariénUNEAC Caibarién

UNEAC CaibariénUNEAC Caibarién

Etiquetas: , ,

28/01/2012 13:50 mipedacitodecuba Enlace permanente. Artistas locales No hay comentarios. Comentar.

Homenaje a José Martí de los niños en Caibarién

20120128205557-acto-03.jpg

Los caibarienenses celebraron este 28 de enero el aniversario 159 del natalito de José Martí. Pioneros y niños de Caibarién fueron los protagonistas del desfile martiano que homenajeó la trayectoria revolucionaria del autor intelectual del Asalto al Moncada.

Representaciones de todas la escuelas del territorio y de otros centros como los Círculos Infantiles, el Palacio de Pioneros y el proyecto “Rescatando tradiciones”, protagonizaron la ya tradicional Parada Martiana, caracterizada por el entusiasmo de los participantes.

Frente al monumento que en el Paseo Martí rinde tributo al Apóstol, miles de niños revivieron un sinnúmero de personajes de la obra martiana, y representaron varias facetas de la vida del Maestro.

En el desfile, encabezado por la Banda Infantil de conciertos de Caibarién, pioneros ganadores del concurso Leer a Martí junto a la maestra martiana Isela Herrada Fernández colocaron una ofrenda floral a José Martí.

La Parada Martiana de este 28 de enero en Caibarién homenajeó a nuestro Héroe Nacional a través de las sonrisas de los más pequeños, prueba de que su obra se multiplica aún entre los cubanos.

Etiquetas: , , ,

28/01/2012 13:55 mipedacitodecuba Enlace permanente. Noticias No hay comentarios. Comentar.

José Martí en la Historia de Caibarién

20120128205855-marti.jpg

Por: Máximo Luz

La relación entre la vida y obra de José Martí con  la historia  local de Caibarién  es un tema que desde hace algún tiempo estoy por investigar,  existen algunos apuntes y trabajos de otros investigadores  que de una forma u otra tratan esta problemática, pero no es sistemática y aparecen de manera general algunos aspectos muy dispersos y en otros casos casi olvidados.

Es por ello que en estas líneas  pretendo  acercarme a esta problemática  con el objetivo de  reconstruir este importante aspecto de la historia de Caibarién. 

Es cierto que la grandeza de la obra del más universal de los cubanos  lo acerca a  cada uno de los rincones de la isla, pero en la historia de la localidad existen algunas figuras que sostuvieron importantes contactos con José Martí, de forma tal que lo acercan a nuestra patria chica.
Para referirme a este  aspecto  voy a comenzar por recordar la figura de  Enrique Belisario Someillán, un  hijo de Caibarién que sostuvo  varios contactos en Estados Unidos con José Martí y contribuyó con la organización de la guerra de 1895.

Someillán, nació en Caibarién el 3 de abril de 1856 y desde pequeño demostró sus ideas independentistas, y así lo expresó al producirse el  levantamiento de Las Villas, el  7  de febrero de 1869   en Manicaragua.

En aquel momento Someillán, solo  tenía 13  años y a pocos días de estar  la Región Central incorporada a la guerra, este adolescente se manifestó  públicamente,  a favor de las aspiraciones  del pueblo de Cuba   de ser libre,  y en respaldo al   Ejercito Libertador.  
Estas manifestaciones provocaron que fuera  perseguido y detenido  por las autoridades españolas, se vio obligado a emigrar a los Estado Unidos.

Desde su llegada a ese  país se vinculó a los cubanos que desde allá apoyaban  la Guerra de Independencia.

Casa natal de Someillán en CaibariénEn  1891   regresó a La Habana en misión religiosa, permaneció   vigilado por las autoridades españolas hasta  1894  en que regresa a los Estados Unidos.

En sus Obras Completas, José Martí reconoce los contactos que sostuvo con Enrique Belisario Someillán, a quien por su facilidad de expresión Martí le asignó la misión de buscar apoyo logístico para la nueva contienda de 1895.

Esta tarea fue cumplida por el caibarienense que  logró crear en su vivienda una  cocina económica  que por mucho tiempo brindó  ayuda a aquellos cubanos  emigrados que llegaban a ese país sin dinero y sin trabajo. Además acopió medicamentos, víveres y armamento, para la guerra necesaria.             

Enrique Belisario Someillán, falleció en   La Habana el 14  de  marzo de 1928 y en reconocimiento a toda la labor revolucionaria y  méritos alcanzados como patriota, el ayuntamiento del Caibarién colocó  el 10  de octubre de 1928,  una tarja  de bronce en  el frente de su  casa natal, ubicada en la Avenida 9  entre las  calles 12 Y 14 en Caibarién,   exactamente en el lugar donde hasta hace poco radicó  la Facultad  Obrero Campesina, José Martí   y hoy está  el policlínico Leandro Figueroa.

Para continuar indagando sobre los vinculo de José Martí con hechos y figuras de la historia de Caibarién, quiero recordar la relación que existió entre José Martí y el polaco Carlos Roloff,  todos estamos claros que su origen es polaco, pero su incorporación al Ejercito Libertador, fue desde Caibarién.

Carlos Roloff,  llegó  a Caibarién enviado por la casa Bishop, con sede en Nueva York, para trabajar como tenedor de libros en sus almacenes en esta ciudad,  ya para esa época Roloff tenía la experiencia de haber participado en la Guerra de Secesión  antiesclavista (1861 a 1865), donde  alcanzó  el grado de Oficial de Artillería.

En Caibarién  conoció a los revolucionarios cubanos que se encontraban conspirando contra el gobierno español. Rápidamente se vinculó a la sociedad criolla. Y el  6 de febrero de 1869, partió  desde  de    Caibarién con el objetivo de incorporarse al Ejercito Libertador, recordemos  que el 7  de febrero,  ocurre el levantamiento de Las Villas en Manicaragua., en el cual el participa.

Por  su experiencia militar fue nombrado desde el primer momento mayor general del Ejército Libertador.

Numerosos fueron los combates en que participó Roloff en la llamada guerra grande. Entre los más significativos se encuentran los de Santo Domingo, Las Cuevas y Nuevas Jobosí.
Al firmarse el pacto del Zanjón, las fuerzas y tropas villareñas se encontraban más fuertes que nunca, habían batido en sucesivos combates a las mejores unidades del ejército español en el territorio. 

Roloff en el museo de CaibariénCarlos Roloff fue uno de los pocos jefes villareños que no aceptó el pacto del Zanjón.  
El propio Serafín Sánchez recuerda en su diario de operaciones "… Roloff fue intransigente y no lo aceptó, enviando mensajes sucesivos a la provincia de Oriente para saber si todavía se combatía pero sin obtener respuesta,  trató entonces de reunir las tropas en un solo frente para continuar la lucha, pero todo fue inútil …”

En el exilio junto a Calixto García fundó el Comité Revolucionario Cubano, ocupó el cargo de tesorero y secretario de esa organización. Trató de embarcar hacia Cuba para participar en la Guerra Chiquita, pero todos los intentos fracasaron y la guerra duró poco.

Participa junto a José Martí en los preparativos de la guerra del 95 y al constituirse el Partido Revolucionario Cubano, Roloff ocupó la presidencia del Partido en Tampa,  siendo el primero en firmar "El comunicado de apoyo de los Generales del sesenta y ocho ", a los lineamientos del Partido recién fundado por José Martí.

No cabe duda de que la confianza que llegó a tener José Martí en Roloff fue grande y lo reflejó cuando dijo de él: “el vehemente y fiel polaco, el cubano indomable y fidelísimo que trajo a la guerra de la libertad, la guerra de un país donde él no había nacido, su juventud y su fortuna".
Correspondió a Roloff traer a Cuba la primera expedición organizada por el Partido Revolucionario Cubano en  1895   que desembarcó por Tunas de Zaza.

Carlos Roloff, cumpliendo instrucciones, en 1896 partió  de Cuba con destino a Estados Unidos y trajo semanas después a las costas de Oriente, otra valiosa expedición. En Estados Unidos estuvo preso acusado de organizar expediciones y al quedar libre organiza una nueva expedición que arribó al puerto de Banes y que entregó al General Calixto García.

Terminada la guerra en  1898, no fue de los que se plegaron a los yanquis, negándose a entregar el gobierno interventor las listas del Ejército Libertador.

Más tarde fue Tesorero General de la República, responsabilidad eminentemente técnica, que desempeñó con  honestidad  en el manejo de la divisa y otros valores monetarios del país.
Entre los objetos que se atesoran en el Museo Municipal “Maria Escobar Laredo” de Caibarién,  esta  el sable de este valeroso mambí. 

Otro de los vínculos de la historia local con la vida y obra de José Martí fue la creación  y funcionamiento de los Clubes Revolucionarios, orientación dada por Martí desde el Partido Revolucionario Cubano.

Estas organizaciones contribuyeron con los aseguramientos de las tropas mambisas  en la manigua y con la información de inteligencia y en Caibarién se  destacaron  las figuras de la Coronela Maria Escobar Laredo y el maestro  Abelardo Figueroa.

No podemos olvidar que desde el 7 de marzo 1926  Caibarién atesora  uno de los más hermosos monumentos  dedicados a la figura de José Martí que se ha convertido para los vecinos de la Villa Blanca en sitio de homenaje permanente al maestro.

Monumento a José Martí en CaibariénEste conjunto monumental construido  en mármol de Carrara por escultor italiano Ettore Salvatore,  tiene una altura de 6. 20 metros  y 4.04 metros de ancho por 4. 85 metros de profundidad,  es en forma de pirámide escalonada de base  cuadrada, en la parte superior se encuentra situada  una estatua  de mujer símbolo de libertad, encima una segunda pirámide de aristas curvas sobre el cual descansa el pedestal que sostiene la estatua del José Martí.

De ahí que si bien José Martí nunca visitó esta pequeña ciudad de la costa norte del centro cubano, pueda afirmar como una colega que Martí  estuvo en Caibarién.  

Etiquetas: , , , ,

28/01/2012 13:58 mipedacitodecuba Enlace permanente. Opinión No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris